C/ Comedias Nº5 Toro-Zamora
cabecera
Tlf. 980 691 660       680 191 091
info@argotceramica.com

De los músicos por Joaquín Díaz


Un libro críptico y simbólico, el Apocalipsis atribuido a San Juan y repleto de “revelaciones”, sirvió de base a numerosas representaciones iconográficas medievales entre las cuales cabe destacar la aportación magnífica que hace al estudio de la música antigua, la de los Ancianos sentados ante el trono de Dios. Estos Ancianos “cada uno (con) una cítara y copas de oro llenas de perfumes” encendieron la imaginación de algunos artistas de las épocas románica y gótica que representaron en piedra en los pórticos de muchos templos a lo largo de Francia y España. Santa María de Toro es una de las iglesias en la que se pueden encontrar numerosos instrumentos musicales, principalmente de cuerda.
En algunos casos las reproducciones son rudimentarias, pero en otros son tan precisas que no cabe hablar de “interpretaciones artísticas” sino de copias fieles en morfología, posiciones, número de cuerdas, etc., de algunos de los instrumentos de la época.

músico románico viola

Estudio de Luis Delgado

Nº1 Rey Músico con Cítola
músico románico cítola El instrumento que inicia la serie del Pórtico es un cítola. Se trata de un elemento monóxilo, es decir de una sola pieza de madera excavada para dar forma al cuerpo del instrumento, los aros laterales y el mástil. Obviamente la tapa armónica, estaba construida en otra pieza de madera, o a veces de piel. La cítola conserva unas leves curvaturas o escotaduras, quizas reminiscentes de una utilización previa del arco en estos instrumentos. Son numerosas sus representaciones en otras fuentes iconográficas contemporáneas y posteriores, y en todas ellas aparece sostenida por el músico en la misma forma. Es decir, apoyada sobre el antebrazo derecho, y rasgueando las cuerdas con un simple giro de muñeca. Estas se pulsan con una fina púa probablemente de pluma, entre los dedos índice, anular y pulgar de la misma mano. El instrumento esta dotado de cinco cuerdas, agrupadas en tres ordenes. Comparativamente con las numerosas apariciones de este instrumento con otras fuentes iconográficas, podríamos sugerir que tanto la prima como la segunda fueran cuerdas dobles, quedando un bajo simple en la tercera.

Nº2 Rey Músico con Zanfona
músico románico zanfona Se trata de un ejemplar muy singular de zanfona, ya que en la parte superior no presenta a la vista la rueda ni el cordal habitual en este tipo de instrumentos. Se podría pensar en la posibilidad de que el tallista no haya representado estos elementos, ya que no se ven desde el suelo, pero hay otros elementos en el pórtico que están fuera de la vista del público, y sin embargo se hallan claramente representados. Mas bien se podría considerar la opción de que estamos ante una izanfona que presenta la forma de ocho (también existente en el Pórtico de Sarmental de la catedral de Burgos, o en el de Sasamón), y cuyo delicado mecanismo. al igual que en la Symphonía rectangular que aparece en las Cantigas de Alfonso X El Sabio, se ve enteramente cubierto por una tapa que preserva la rueda y las propias cuerdas. Esta teoría se ve apoyada por la presencia de dos agujeros en los aros que, actuando como bocas acústicas, permitirían salir parte del sonido del interior de la caja. El instrumento presenta un reducido tiro en las cuerdas, por lo que el numero de teclas que se esconde bajo la mano izquierda del músico no seria superior al de seis. Es destacable la delicadeza con la que el intérprete maneja la manivela. El clavijero se remata con una talla zoomorfa de gran tamaño.

Nº3 Rey Músico con Arpa Doble
músico románico arpa doble También estas arpas aparecen representadas con frecuencia en la iconografía medievales. En la que nos ocupa, tenemos seis cuerdas en la mano izquierda y siete en la derecha, lo que invita a pensar, aunque quizás de forma algo aventurada, en la posibilidad de que las notas de ambas manos fueran alternas cromáticamente, y que el instrumento cubriera una octava completa con todos sus semitonos, Bien es cierto que las dos cuerdas mas largas de cada lateral no presentan la clavija de fijación o de afinación a la vista, por lo que pudieran ser simplemente ornamentaciones del instrumento, viéndose así la encordadura reducida al numero de nueve. En este caso es deductible que el instrumento dispusiera solamante de una escala diatónica. Un mástil con siete orificios acústicos, coronado por una talla zoomorfa, compone el frente del instrumento.

Nº4 ReyMúsico con Salterio de Brazo
músico románico salterio de brazo Es este un instrumento que no aparece en ninguna otra iconografía de la época ni posterior a ella. Se trata de un psalterio encordado transversalmente, del que podríamos decir que tiene forma de "bandera" o de "hacha". Un mástil, con unos orificios probablemente ornamentales, permiten al músico sujetarlo sin posar sus manos en la caja armónica. La parte mas ancha se acoge delicadamente bajo el rostro del interprete, a modo de viola de brazo. La mano derecha sujeta, entre los dedos anular e índice, una gruesa púa, probablemente de madera o asta, que pulsa las cuerdas dobles del instrumento. Instrumento atípico donde los haya, ha recibido sobre si todo tipo de hipótesis. El luthier Jesús Reolid realizó una reproducción del instrumento para el Museo de la Música de Luis Delgado (Urueña), habiéndose demostrado su utilidad en conciertos y grabaciones

Nº5 Rey Músico con Salterio
músico románico salterio Este instrumento, de tiro corto y gruesas cuerdas, a juzgar por el tamaño de sus clavijas, esta hermanado con otros muchos aparecidos con formas similares en la iconografía de la época. Se toca con una sola mano, a diferencia de otros ejemplares, lo que invita a pensar que ejecutaría los bajos de acompañamiento, no siendo necesaria demasiada velocidad para ello, ya que de no ser así, seria lógico pensar en la utilización de las dos manos.

Nº6 Rey Músico con Campana y Aerofono
músico románico campana y aerofono Nos hemos decidido a clasificar con el genérico de aerófono al instrumento sostenido por la mano izquierda de la figura, ya que no está claro si trata de una trompa o de una flauta. Los agujeros que presenta probablemente no calarían la pared del tubo, siendo solamente ornamentales, ya que, tanto si se trata de una trompa abierta como de una flauta a bisel (según parece indicar la forma de soplar del intérprete), estos orificios serian inútiles si consideramos las dimensiones de la columna de aire sobre la que están practicados. La forma en la que el músico sostiene el instrumento también indica que los agujeros no son utilizados en la interpretación, por lo que de cualquier manera es fácil pensar en que el instrumento se utilizara solo con sus armónicos naturales. En la mano izquierda la figura sostiene delicadamente una campana, con la que probablemente haría juegos rítmicos y armónicos combinados con el aerófono.

Nº7 Rey Músico con Tambor
músico románico tambor El músico golpea con dos gruesas baquetas un tambor de caja estrecha que presenta claramente en la parte frontal del aro un orificio de forma cuadrada. Este orificio podría ser simplemente un escape del aire generado por el la vibración de los parches en el interior de la caja. aunque a veces encontramos también objetos como garbanzos, cascabeles o semillas en el interior de algunos panderos y tambores, por lo que este orificio podría también servir para introducir en el instrumento los elementos deseados en cada ocasión

Nº8 Rey Musico con Gaita
músico románico gaita Solo nos queda el odre de esta gaita, que el tallista ha representado elocuentemente bajo el brazo del interprete. No queda duda de la identidad del instrumento ya que, apoyándonos en la simetría organológica del Pórtico antes citada, aqui ha de figurar sin duda un aerófono de lengüeta en correspondencia a su opuesto, que es un albogue

Nº9 Rey Músico con Viola
músico románico viola Este instrumentista sostiene una viola con forma oval o de almendra y tapas planas, probablemente tallada en una sola pieza de madera. La tapa armónica presenta dos bocas en forma de media luna, aunque una de ellas aparece oculta tras el arco. Son tres las cuerdas que van desde el cordal flotante que las fija a la parte inferior, hasta el puente superior en el mástil. Este presenta un curioso clavijero utilizado aún en algunos instrumentos griegos, como la lira de Creta. El clavijero recoge las clavijas en una caja abierta por la parte posterior, que las oculta y protege. El arco es recio y largo, y la posición del instrumento, un tanto forzada hacia el cuerpo del músico, probablemente responda a las limitaciones del tallista, que intenta evitar un excesivo relieve en los detalles mas frágiles de las figuras. De no haber sido así, el mencionado arco estaría prácticamente en el aire. Esta situación se da con frecuencia en la tallas de la época, que perseguían la mayor solidez de los elementos. Prueba de ello es que objetos mas delicados y salientes han desaparecido con el paso del tiempo. Por otra parte, hay que anotar que la forma del instrumento, y la posición del músico invitan a pensar que se trata de una viola de puentes y diapasón planos, para tocar acordes o notas pedales bajo la melodía

Nº10 Rey Músico con Viola
músico románico viola Instrumento muy similar al anterior, aunque presenta algunas diferencias interesantes. Probablemente, la caja tendría mas profundidad y el cordal parece mas corto. A juzgar por el elevado puente que presenta, y por la posición del arco, podría tener el diapasón y los puentes levemente curvados, para poder tocar las cuerdas una a una. El músico lo sostiene entre las piernas, y en esta ocasión podemos ver claramente las dos bocas en forma de media luna a ambos lados de la zona inferior del puente.

Nº11 Rey Músico con Alboka
músico románico alboka Se trata de una detallada representación de un instrumento que pervive tal cual hasta nuestros días. Solamente difiere de la actual alboka en la posición del ejecutante. El cuerno que sirve de embocadura al instrumento, en la actualidad se sitúa recogiendo la boca del músico totalmente en su interior, ya que es la manera de que no se escape nada de aire. Debido a ello, el instrumento adopta un posición prácticamente perpendicular al cuerpo del músico. En la representación del pórtico, el interprete posiciona el albogue acercándola a su pecho, como si se tratara de una flauta a bisel, Probablemente esto se deba a los problemas ya citados de solidez en la talla, ya que los hinchados carrillos del músico indican la utilización de la respiración circular, y para esta técnica es aconsejable la posición perpendicular al cuerpo mencionada. Por lo demás, y aunque los orificios representados son ocho, si admitimos que hay orificios también bajo los dedos, la posición del resto de ellos, plegados bajo el instrumento, invita a pensar que estos se utilizan para sujetar el mismo, mas que para la interpretación, En esta linea de razonamiento pensaríamos que los orificios a la vista podrían ser ornamentales o solo utiles para ajustar la afinación del tubo. Sin embargo tambien los dedos pueden entrar y salir de la parte posterior a requerimientos de la melodía. Es de anotar la repetida representación de los dedos en esta posicion en otras figuras del Pórtico que también representan instrumentos de viento, a pesar de que no es demasiado lógica desde el punto de vista interpretativo.

Nº12 Rey Músico con Pandero Cuadrado
músico románico pandero cuadrado El músico sujeta el pandero entre sus manos en una posición exacta a la utilizada en nuestros días. Este instrumento, aún vivo en la tradición, está hermanado con el adufe portugués, el pandero cuadrado que se encuentra en León y otros puntos de la Península y con el daff marroquí .Es un pandero de marco cuadrado y doble parche.

Nº13 Rey Músico con Gaita de Fole
músico románico gaita de fole La gaita que presenta este músico, no parece presentar roncón a primera vista, pero si la comparamos con otras gaitas tradicionales, aun vigentes en diferentes países, no seria disparatado pensar en que el roncón estuviera unido al propio puntero, formando un doble tubo. Esto justificaría el exagerado grosor posterior de este, y el agujero que se observa en el lateral izquierdo. Una vez mas es notable la forma en la que el tallista ha colocado los dedos del intérprete, pues parecen claramente situados fuera de la acción del instrumento.

Nº14 Rey Músico con Cítola
músico románico cítola Instrumento similar al primero y al decimoctavo, salvo algunas pequeñas diferencias. El numero de cuerdas de este es de cuatro, que fácilmente configurarían ordenes sencillos, a juzgar por las cuerdas talladas y por el numero de clavijas. Presenta un anverso del mástil solido y en una sola pieza que continua la linea del cuerpo, como era habitual en la época. Se practicaba una ranura longitudinal en la parte posterior del mástil que permitía circular al dedo pulgar, facilitando así la ejecución. La terminación del clavijero presenta una figura zoomorfa.

Nº15 Rey Músico con Cordofono
músico románico cordofono Estamos de nuevo ante un instrumento único en la iconografía de la época, ya que no se conocen otros ejemplares que se asemejen a este peculiar cordófono. A juzgar por el concepto que hemos sugerido en los últimos años, el instrumento presentaba cuerdas en una relación de posición perpendicular. La mano derecha del músico pulsaba con los dedos las cuerdas situadas en posición horizontal, mientras la mano izquierda, parecía pulsar también con los dedos un juego de tres cuerdas que, a juzgar por la posición de estos, no sería aventurado pensar en un acorde rasgueado. Sin embargo, y a raíz de las propuestas desarrolladas por Jesús Reolid, Joaquín Saura y el firmante de estas líneas presentaron una ponencia innovadora y documentada en el Simposio organizado por la Fundación Joaquín Díaz en Urueña los días 9 y 10 de Abril de 2013. Lo que hasta ahora hemos visto como un juego de cuerdas en posición vertical, parece revelarse como un sistema de barras mecánicas que incluyese unas determinadas alteraciones en el juego de once cuerdas horizontales. De ser así, estamos ante un claro precedente del clavicordio, adelantándose a este en mas de cien años.

Nº16 Rey Músico con Arpa Escudo
músico románico arpa escudo También es este un ejemplar un tanto peculiar, ya que la forma de "escudo" del instrumento hace que las cuerdas mas largas se encuentren en el centro del mismo, descendiendo en longitud simultáneamente hacia ambos lados. A pesar de que solo son ocho las cuerdas, esto podría indicar una escala diferente en cada zona del instrumento, lo que es de un enorme sentido práctico a la hora de tocar. El músico intenta afinar una de las cuerdas con una llave de ingenioso diseño en su extremo. Curiosamente, es habitual representar a los arpistas afinando el instrumento

Nº17 Rey Músico con Fídula
músico románico fídula Se trata de una viola en forma de "ocho", similar a las que hallamos en otros conjuntos escultóricos de la época, como el Portico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela. En está ocasión son tres las cuerdas y el intérprete se afana en afinar la prima. Se podría decir que se ayuda del tacón del arco para coger la clavija con mas fuerza. La tapa armónica presenta seis bocas sonoras, cuatro de ellas en forma de media luna y dos circulares de menor tamaño.

Nº18 Rey Músico con Cítola
músico románico cítola Volvemos al instrumento de cuerda pulsada similar a los anteriores, pero en esta ocasión presentando un enorme clavijero terminado en una figura zoomorfa. Son tres los ordenes, con cinco clavijas como en el nº1. A diferencia del nº14, el clavijero no parece unido con el cuerpo del instrumento, ya que dicho clavijero apoya sobre el brazo izquierdo del músico. Es también reseñable la forma de tomar el instrumento por parte del músico, ya que a pesar de sostenerlo de forma vertical y entre las piernas, no aparece afinándolo como en otros casos, sino que esta claramente tocando. El exagerado tamaño del clavijero nos hace pensar en la probabilidad de un instrumento de cuerdas graves y de gran tamaño, que por su peso nos obliga a tomarlo verticalmente.